1911171_10202697148765742_1307506824_o

Hasta los dieciocho años esa cancha, que hoy tiene piedras, era el lugar a donde iba a entrenar casi todos los días. Cuando veníamos de vacaciones a Cochabamba uno de las formas de pasar el tiempo era anotarme en la escuela de fútbol del complejo de Cala Cala que, por suerte, quedaba en frente de mi casa. De martes a viernes a la mañana o tarde cruzaba la calle y entrenaba dos horas, o hasta que nos dejara el profe.

Hoy ya no existen esas canchas, o por lo menos están dejando de existir. Con el objetivo de mejorar las instalaciones deportivas de cara a los juegos Odesur que esta ciudad organizará en el 2018, este complejo se convertirá en un polideportivo. Algunos dicen también que funcionará de cancha auxiliar del Estadium principal, en donde juegan los principales equipos del departamento: Aurora y Wilstermann.

Recuerdo que en esos años mucho no aprendí: salvo con algún que otro técnico que le daba prioridad a la técnica y a la táctica, el resto (la mayoría) se contentaba con vernos patear la pelota para arriba y adelante y correr detrás de ella.

El deporte en Bolivia siempre tuvo más esa características del pegarle para arriba y correr detrás de la pelota que el de la planificación y preparación. El ministerio del deporte recientemente creado intentará darle un mejor abordaje a la planificación de la política deportiva en este país para dejar de patear para arriba e improvisar.

El miércoles 5 de febrero, el vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera presentó a los ministros y viceministros que estarán a cargo de la cartera deportiva. Según el vicepresidente “en el deporte se integran las distintas clases sociales, se genera un orgullo colectivo, de pertenencia colectiva. El deporte crea un sentido de identidad colectiva, más allá de la diferencia de culturas, regiones y apellidos.”

Para explicar uno de los conceptos más interesantes de la presentación de este Ministerio (el de la relación entre el deporte y la construcción de identidades y de nación) García Linera  comentó que “el deporte forma parte de la construcción de las identidades nacionales y símbolos colectivos. Este tiene una función social muy importante, tan importante como la cultura, la economía ya que cohesiona al crear sentidos de pertenencia y orgullo, además de crear valores. A través del deporte se sienten parte de una hermandad ya que se genera un colectivo de personas que a pesar de no verse se sienten participes de un destino común, de una historia y un orgullo común. Eso es una nación. El deporte es un constructor de naciones, de cohesión y de sentimiento nacional”.

A la hora de repasar algunas políticas del gobierno en relación al deporte, dio como ejemplos los 270 millones de dólares invertidos, la organización de un tramo del Dakar y la construcción de estadios y coliseos en el país. Una explicación a la importancia que en estos años se les está dando al deporte la explica diciendo que “tenemos la suerte de tener un presidente deportista. Un presidente deportista es un constructor de integración”.

Luego de comentar algunos objetivos de este ministerio, volvió al análisis sociológico, en lo cual es un especialista, así es que comentó que “en torno al deporte se articula el concepto de integración nacional, de cohesión nacional, articulación de identidades, valores colectivos y salud”.

Que haya un ministerio de deporte significa que ahora el deporte tendrá una planificación y recursos para poder abordar su desarrollo. “En torno al deporte nos jugamos salud, cohesión y nación. Esto es política de estado: recursos, organización y políticas públicas.”

Advertisements